Warning: html_entity_decode(): charset `UTF-7' not supported, assuming utf-8 in /home/claudia/public_html/wp-content/plugins/wpupper-share-buttons/Helper/utils.php on line 804

Warning: html_entity_decode(): charset `UTF-7' not supported, assuming utf-8 in /home/claudia/public_html/wp-content/plugins/wpupper-share-buttons/Helper/utils.php on line 804

La problemática de la delincuencia tiene que necesariamente enfrentarse con una mirada de corto y de largo plazo al tener múltiples factores que la originan. Es por eso también que debe existir mano dura contra los delincuentes, condenándolos efectivamente por los delitos que cometen, pero a su vez dándoles la posibilidad de que en el transcurso de su condena, puedan ciertamente acceder a programas de reinserción para que en definitiva se incorporen a la sociedad como hombres y mujeres de bien.

En esta ocasión no me referiré a la ausencia total de parte de este Gobierno de medidas efectivas y firmes en contra de los delincuentes. Ya van 294 días desde que se ingresó la Agenda Corta de Seguridad y el Control Preventivo de Identidad que impulsamos para hacer frente a las más de 66 mil órdenes de detención pendientes por delitos graves, y aún el Ejecutivo no le coloca discusión inmediata.

Me referiré puntualmente a la nula prioridad de la Presidenta Bachelet en materia de reinserción, evidenciándose todo en la discusión del presupuesto para el próximo año. En efecto, por ejemplo, el programa de reinserción social de Gendarmería actualmente cuenta con tan sólo 1920 cupos de un total de 13606 reclusos que podrían acceder al referido programa. Es decir, sólo el 14,11% de las personas que delinquieron tiene en los hechos la posibilidad de rehabilitarse. Esto se agrava aún más cuando el presupuesto actual de este programa varía en tan sólo un 0,3%. En palabras simples, la rehabilitación de los presos no es una prioridad de este Gobierno.

En cuanto al programa de reinserción laboral, también de Gendarmería, clave para que las personas condenadas por el sistema penal puedan enmendar su camino, la oferta que existe actualmente es de 756 cupos de un total de 29.694 personas que están en condiciones de acceder, representando un 2,5% del total de la cobertura, lo cual es simplemente insignificante. A esto se suma que el presupuesto en este programa tan sólo varió un 0,3% evidenciando nuevamente la nula prioridad en este tema.

Ahora si nos vamos a los jóvenes que cometen delitos, la preocupación es mayor, el presupuesto de los programas de reinserción varían tan sólo en un 2,4%, quedando cerca del 88% de los menores infractores de ley virtualmente abandonados, cerca de 20 mil jóvenes en total.

Así las cosas, no existe realmente una mirada a largo plazo que permita reinsertar y rehabilitar a las personas que delinquen, siendo las cárceles hoy en día, verdaderas escuelas del delito y el Gobierno, el principal responsable de ello.