La Tercera

Domingo, 28 de de mayo 2017

Ley de Garantías de los Derechos de la Niñez

Señor director:
En carta publicada el viernes, Isabel Amor de Fundación Iguales cae en lo que advertía anteriormente: pretender agotar la discusión respecto de ciertas temáticas que exceden con creces a la iniciativa legal, y que se están analizando en paralelo por alguna de las cámaras del Congreso Nacional, pero con la profundidad y seriedad que se requiere.
Isabel Amor defiende el cambio de sexo registral en los niños transexuales como lo mejor para ellos, siendo que fue la propia Comisión de Derechos Humanos del Senado -que discute hace más de tres años la iniciativa en específico-la que lo rechazó. Además, olvida la evidencia en donde la mayoría de países, entre los cuales se encuentran España y Reino Unido, no lo permiten, precisamente, atendido al interés superior de los niños. Señala también que “en Chile no hay leyes ni proyectos de ley que permitan reasignación genital a menores”. Eso no es correcto: el actual gobierno patrocinó una indicación que permitía a toda las personas, incluidos los niños, “acceder a intervenciones quirúrgicas o a los tratamientos integrales hormonales que deseen para adecuar su cuerpo a su identidad de género”.
Por otro lado, el debate sobre la adopción por parte de parejas del mismo sexo y el reconocimiento jurídico de dos padres o dos madres, al igual que el anterior, obedece a una reflexión más acabada que, de hecho, ya se está dando en la Comisión de Infancia del Senado y que requiere la seriedad, rigurosidad y el tiempo necesario para ver lo mejor para los niños.
Así las cosas, pareciera ser prudente que en la tramitación de la Ley de Garantías de los Derechos de la Niñez, esos aspectos fuesen dejados a la discusión de las leyes especiales, sin imponer una visión apresurada que podría no ser, paradójicamente, lo mejor para nuestros niños.
Claudia Nogueira F
Diputada UDI